La realiza inca en el Cusco - Archivo Arzobispal del Cusco -

Vaya al Contenido

Menu Principal:

La realiza inca en el Cusco

Artículos

Ronald Elward
Editor, investigador genealogista y gerente de publicaciones (Limaq Publishing SAC).
Blog:
Dinastías Autoctonas

Los Atayupanqui son la familia noble más numerosa del barrio de San Jerónimo.

 “Somos la última generación que sabe”, dice Víctor Atayupanqui Flores (56), del barrio de San Jerónimo, en Cusco. “Nuestros hijos ahora hablan inglés en vez de quechua. Yo hablo perfectamente quechua”. Los Atayupanqui son nobles del ayllu Aucaylli, una de las panacas reales y por tanto descendientes de emperadores incas. Don Víctor aún recuerda los años 60 cuando la familia vestía sus mejores ropas para la fiesta de Corpus Christi, como lo había hecho su linaje desde tiempos inmemoriales. “Nuestros abuelos insistían en que nunca teníamos que sentir vergüenza de nuestro apellido. ‘Debes ser orgulloso’, decían, ‘somos descendientes de incas”. Pero, más de 500 años después de la conquista, ¿qué pasó con las panacas reales?
MEMORIA PREHISPÁNICA

Hoy los barrios de San Jerónimo y San Sebastián son los últimos vestigios de las panacas reales y los Atayupanqui son la familia noble más numerosa en San Jerónimo. Isabel Atayupanqui Pachacútec, una prima del padre de Víctor, recibió el año pasado un reconocimiento oficial de las autoridades locales. Se trata de uno de los pocos casos en que la memoria prehispánica sigue viva. Los Atayupanqui todavía

son dueños de chacras en las tierras ancestrales de sus ayllus: Sucno-Aucaylli, Andamachay y Raurau. Tierras que datan del inicio de la época colonial.
“Cada agosto subimos el apu Pachatusan, la montaña más importante cerca de San Jerónimo, para hacer un pago de tierra. Siempre hacemos esto”, dice Víctor Atayupanqui. Pero su familia no es la única. Están los Tupacyupanqui, Ccorimanya y Sinchi Roca.
Para muchos otros, sin embargo, su única vinculación con el pasado es el sonido evocador de su apellido.

EL GRAN CALENDARIO
En su libro “El calendario inca”,el historiador holandés Tom Zuidema, emérito de la Universidad de Illinois, EE.UU., propone que Pachacútec creó el sistema de panacas reales adscrito la mecánica de un gran calendario. “Los ayllus, pueblos y grupos étnicos de los cuatro suyos estaban representados e incluidos en rituales de pasaje de un mes a otro, que eran ordenados por las diez panacas”, escribe. Eran cinco panacas de Hurin Cusco (el bajo Cusco) y cinco panacas Hanan Cusco (el alto Cusco).
Cada panaca habría asumido importantes funciones vinculadas con el calendario inca, ritos religiosos y estaban a cargo de determinadas huacas, además, de cumplir la misión de mantener vivo el recuerdo de uno de sus ancestros.

EN EL VIRREINATO
 Tras la conquista, los descendientesla familia real inca debieron adaptarse a la nueva realidad para mantener sus privilegios y posiciónón. Adoptaron la religión católica, aprendieron el idioma y vivieron según el sistema español.
El historiador cusqueño Donato Amado Gonzales señala que “las panacas de Hanan Cusco,de los emperadores modernos Wiracocha, Pachacútec, Túpac Yupanqui y Huayna Cápac, vivían en las parroquias de Santa Ana, San Blas, San Cristóbal y San Pedro”. Tenían las funciones más importantes, como alcalde mayor, alguacil mayor y el derecho de llevar la mascapaycha –la vincha roja del emperador inca–durante las fiestas de Corpus Christi y de Santiago.

Las demás panacas, de Hurin Cusco y descendientes de los incas remotos, vivían en los barrios de Belén, San Jerónimo y San Sebastián. Ambos grupos tenían fortunas considerables.

 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal